La leyenda de la yerba mate

Por la tierra misionera corre un río caudaloso de leyendas y mitos guaraníes. Desde La Mirilla compartiremos hoy la leyenda de la yerba mate.

Contaban los ancianos que a la vera de un arroyo, en medio de la selva misionera, se había detenido un indio de mucha edad que, agobiado por el peso de los años, ya no podía seguir a su tribu.

Los suyos siguieron su camino, quedando entonces el anciano y su hija, la hermosa Yarí, quien no quiso abandonarlo solo en la espesura del monte.

Una tarde llegó hasta su refugio un extraño viajero, que hablaba el mismo idioma que ellos, pero a quien sus ropas lo hacían ajeno a la región. Yarí y su padre asaron un acutí y convidaron al extraño con ése y otros humildes manjares que les brindaba el monte.

Al recibir tanta hospitalidad y esfuerzo de parte del padre e hija, el visitante, que no era otro que Tupá (el Dios del bien), quiso recompensarlo para que
pudieran dar siempre un generoso agasajo a sus huéspedes y aliviar sus largas horas de soledad.

Hizo brotar Tupá una nueva planta en la selva y nombró diosa protectora de ella a Yarí. Les enseñó a secar sus ramas al fuego y preparar una exquisita infusión que repondría las fuerzas de quien la tomara y haría las delicias de sus visitantes.

Quedó pues la planta bajo la tierna protección de la hermosa joven, que fue desde entonces Caá Yarí, custodia de los yerbales y su fruto.

El regalo de Tupá, la infusión vivificadora, no era otra cosa que nuestra yerba mate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte + 7 =