La ciudad de Wanda celebra un año más de vida

Ochenta y cuatro años cumple el 15 de agosto Colonia Wanda, la ciudad con nombre de reina y reconocida por sus piedras preciosas.  Convertida en una localidad próspera y en continuo crecimiento, la Colonia recuerda hoy aquellos tiempos iniciales.  

Fue un 15 de agosto, pero de 1936 cuando desde los míticos barcos que navegaban el Paraná, como el Guayrá, desembarcaron los pioneros. Los primeros en llegar fueron agricultores de origen polaco, quienes atraídos por la propaganda que de estas tierras hacían las compañías colonizadoras decidían abandonar el viejo continente, devastado por las guerras, para emprender, de este lado del océano, una nueva vida.

Y fue así como, llenos de ilusiones y esperanzas, los primeros pobladores arribaron a estas tierras del Alto Paraná,  superficies adquiridas por la Compañía Colonizadora del Norte S.A. para desarrollar proyectos de asentamiento poblacional.  No fueron fáciles los  primeros años. Los recién llegados debieron aprender a vivir en condiciones  diferentes a las costumbradas. Tuvieron que adaptarse al clima, a los insectos, al idioma y sobre todo abrirse camino en la selva para poder cultivar la tierra.  

El esfuerzo rápidamente dio sus frutos ya que en menos de una década la Colonia se había convertido en un importante centro de producción y trabajo. Desde entonces el crecimiento ha sido continuo. Sin dudas, el espíritu emprendedor de aquellos primeros habitantes sentaron los cimientos de esta comunidad laboriosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − 5 =