En La Mirilla compartimos cómo se transformó el arpa europea en arpa paraguaya

El arpa paraguaya se originó en la fusión del arpa europea con la cultura de Paraguay. Este instrumento fue adoptado por los guaraníes, quienes lo modificaron a su manera, construyéndolo de madera americana, reduciendo su tamaño y número de cuerdas, y finalmente creando su propio repertorio.

Según el luthier paraguayo Epifanio López del Barrio General Caballero de Asunción, quien en un modesto taller y con medios primitivos hace magníficas arpas, la caja es construida de cedro: son tablones aislados que son colados y atados con piolines hasta la consolidación de la masa adherente. La tapa armónica (cara de la caja) es de pino (proveniente de cualquier cajón de importación). Esta tapa armónica lleva en el centro una larga faja de cedro, llamada «escala» con incrustaciones de hueso para fijar las cuerdas. Las clavijas son de madera. El tamaño de la caja es de 1.40 m. de altura. En su parte más ancha mide 40 cm.

Introducción del arpa en Paraguay

Cuenta Pedro J. Grenon que Hernando Suárez de Mejía remató un arpa en el año 1590 en el Río de la Plata.

El arpa fue introducida en el Paraguay en el siglo XVII. Según el padre Strobel, en 1691 el padre Sepp introdujo en la población de Yapeyú el arpa, entre otros instrumentos. Yapeyú era una «reducción» (campo de concentración para indígenas) jesuítica del Paraguay, a orillas del río Uruguay, si bien esa localidad pertenece hoy a la República Argentina.

Arpa paraguaya

La evolución del arpa clásica no afectó a la paraguaya, y un ejemplo es la no adaptación de los pedales y clavijeros mecánicos que facultaban a la clásica para modular en diversas tonalidades. Aunque resulta con ciertas posibilidades abreviadas, al no poseer la escala cromática originada por esos cambios, se beneficia en la sonoridad, claridad y consistencia. Sus cultores, a pesar de su afinación diatónica, realizan su aprendizaje de manera oral de generación en generación, y utilizan las uñas en lugar de las yemas de los dedos (como se ejecuta en la clásica).

Evolución

En uno de los lados de la cabecera estaba el espacio para las cuerdas, y con el tiempo se lo tapó y las cuerdas quedaron en el medio, al igual que las clavijas que se ajustan para afinar el instrumento.

Félix Pérez Cardozo, considerado uno de los más grandes ejecutantes y compositores del arpa paraguaya, el que le agregó cuatro cuerdas bajas al instrumento, de las 32 que tenía, para ejecutar la canción Pájaro campana. Las 36 cuerdas se hicieron famosas y eran las únicas utilizadas, hasta que el arpista y luthier Papi Galán introdujo 7 cuerdas agudas más, y creó la de 43 cuerdas, que muchos ya la utilizan y es comercializada en mayor cantidad en Japón, donde existen por lo menos 7000 cultores del arpa paraguaya.

Diferencias entre el arpa clásica y la paraguaya

Varias son las diferencias entre el arpa clásica y la paraguaya, y cada una tiene una característica especial. El arpa clásica cuenta con 47 cuerdas y su mástil es de hierro. Pesa más o menos 30 kilogramos y es más grande que cualquier otro tipo de arpa. El arpa paraguaya es más liviana, pesa entre 5 y 8 kilos, tiene 36 cuerdas y es totalmente de madera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 − dos =